lunes, 20 de enero de 2014

Mis fines de semana

Últimamente he hecho planes chulos en Madrid.



Como comer en el mercado de San Antón. Es uno de los mercados rehabilitados pijines que hay en Madrid. Ya había comido en el restaurante que hay en la última planta y me pareció un sablazo (y me quedé con hambre). Sin embargo esta vez comí de picoteo en los puestos ya que venían unos amigos de turisteo y les parecía un plan muy hipster.



En el puesto de foie nos pusimos las botas, que para eso mis amigos son franceses.
Comimos bien y no fue especialmente caro. Lo malo es que siempre está lleno y cuesta encontrar una silla y una mesa para acomodarse.

hojaldre de verduras y hamburguesa de avestruz!!!!
También hemos ido a un chino que no conocíamos: el Bund. Está fenomenal, es un chino elegante (y más caro que la media) pero merece la pena. Las raciones son grandes, así que, la verdad, la cuenta no fue nada cara (íbamos preparados para un rejón).


!Probé el huevo milenario!. A, que no le hace ascos a nada, lo había probado en China esta primavera y, como le gustó, insistió en pedirlo. La verdad es que no está malo aunque tampoco me pareció un manjar, es, simplemente, un huevo. Una vez vencido el repelús que da me sorprendió la textura de la clara: parece una gominola y me encanta que sea ligeramente transparente.


Aunque también he tenido algún disgusto...cierran un bar mítico para mi. No era nada del otro mundo, pero era el bar al que siempre iba con mis excompañeros después de la clase de árabe (cuando iba a clase). Algún día retomaré las clases, pero esta claro que las cañas tendrán que ser en otro sitio.




1 comentario:

pepa pp dijo...

lo del mercado no lo he visto hace tiempo no paso por madrid pero me parece una idea genial lo del pate, me encanta ahora lo de huevo , no se yo y mira que me lo como casi todo, una pena lo del bar, besssssss