lunes, 28 de abril de 2014

Esto si son vacaciones

Lo de la otra semana fue algo imprevisto y triste, aunque os enseñé los buenos momentos. En la entrada de hoy si os hablo de unos días de relax de verdad, tanto que he tenido olvidado el blog y apenas he hecho fotos.


Nada mas aterrizar en Madrid me fui a mi pueblín a ver a mi familia y a disfrutar de los últimos coletazos de la Semana Santa. Eso implica: comer torrijas y tortas de chicharrones hechas en casa, beber limonada, ver a los amigos y a las bebés de los amigos, que ya están bien grandes y, claro, sacar a la Virgen en procesión.

No, no hay fotos, pero mi pueblo es muy pequeño y no hacemos grandes procesiones con capuchinos y costaleros: cuatro mujeres llevan a la Virgen y cuatro hombres al Cristo el Domingo de Resurrección...somos tan pocos que cualquier año no podremos hacer la procesión...:-(.
Me da muchísima pena que se pierdan las tradiciones y la vida en los pueblos. Prometo ponerme las pilas y hace fotos el próximo año para que veáis el salero que le damos a los pasos y como cantamos desgañitándonos cada una a un ritmo distinto (bueno, eso no sale en las fotos, pero o lo imagináis y ya está).

Pero también he tenido tiempo para descubrir un griego en Madrid que me ha encantado y que ahora tendrá que compartir podio con mi libanés de cabecera.

Mousaka riquísima
Y, por supuesto, para hacer recados. Como renovar el pasaporte. Me encanta que ahora te lo hagan en un momentito, y ni siquiera tuve que llevar foto. Aún recuerdo todas las vueltas que tuve que dar la primera vez que me lo saqué. Ahora que vivo en el país de la burocracia valoro más nuestra administración.


!Ah!, además le di una sorpresa a C, de Perdida en la Ciudad. Hace muuuuchos meses vió una escultura que le encantó pero que no podía permitirse y le pedí a mi madre que le hiciese algo parecido en su clase de cerámica. ¿Os gusta el resultado?:


Y el Día del Libro lo pasé en Guadalajara. En el puesto del Rincó Lento vendían libros al peso y por 2€/Kg me llevé estos dos:


Reconozco que el de Rusia me lo leeré, pero los compré, sobre todo, por las tapas. Para leer me compré, también a peso, Archipielago Gulaj. Aunque no creo que sea más ligerito, ahora que lo pienso.



El que molaba mucho más es el regalo para mi hermano pequeño...que yo me leí de una sentada:


Y es que ¿a quién no le ha pasado esto?


Una vez tuve una compañera en un trabajo que no se cortaba un pelo. Bueno, si. Un día se fue antes de la hora diciéndole al jefe que tenía migraña y a día siguiente llegó con un corte de pelo nuevo y presumiendo de mechas. ¿Qué habrá sido de ella? me acordé mucho al leer esto:



Y esta otra página me hizo acordarme de todo mi repertorio de caídas: de culo, en las escaleras mecánicas, en mitad de la plaza más turística de Salamanca...


!!!Y ya tenemos aquí el puente de Mayo!!!!, vuelvo a pasar por España, pero no por casa, me quedo en el Norte. qué tenéis previsto vosotras?

2 comentarios:

Raquel Jiménez Bisutería dijo...

Al final disfrutaste de las vacaciones que es lo importante, ese libro de los imprevistos parece divertido
Besos

Raquel

pepa pp dijo...

veo que no tienes tiempo para blog tantas idas y venidadas no dan para tanto pero seguro que vas a disfrutar mucho mas , me ha encantado la estatua y el libro de tu hermano super gracioso, , yo voy a Lisboa como siempre al apartamento, y descansaremos de comuniones, besss y ya nos contaras con el puente