lunes, 17 de febrero de 2014

Mis fines de semana


Sigo experimentando on la quinoa. Como desayuno junto con un poco de fruta y miel esta buenísima.


Pero, para variar un poco, el dia de antes de San Valentín fuimos a celebrarlo a un japones (si, el dia de antes, nosotros somos asi). Por supuesto, yo opté por el sushi, pero reconozco que lo que más me gusta es el "manjú", unas bolas de pasta de arroz rellenas de sésamo negro que tomamos de postre. A. dice que en Japón no son muy afiionados a los postres (no sé de dónde saca esas informaciones), así que el manjú debe de ser un invento para occidentales, pero yo estoy encantada.



Siguiendo con los planes gastronómicos, el viernes fui con una amiga a un curso de pasta fresca!!!
Como el de decorar galletas nos gustó tanto, hemos querido ampliar horizontes y pasar al salado.
La verdad es que lo pasamos genial, pero me gustó menos de lo esperado porque el amasado lo hizo el profe y, al parecer, es la parte más complicada, así que ahora toca prueba-error en casa.



En cualquier caso, el resultado fue genial, de hecho, no me dí cuenta de hacer fotos de los capeletti cocinados, y como volaron, no pude enmendar mi error.


En cuanto a lo no relacionado con comida, ando muy liada. Preparar una mudanza internacional es un lio. Además, pronto tendremos que amueblar otro piso, esta vez en Madrid, y como mi novio y yo tenemos gustos muy distintos ya he tenido que empezar a convencerle de que el cuadro que me traje de Cuba es precioso:


Y tambien he empezado a despedirme...en un próximo post os hablaré de un viaje relámpago a Palencia y Valladolid que hice la semana pasada






1 comentario:

pepa pp dijo...

la verdad es que la fruta no me hace mucha gracia , las que hemos comido de la antigua esta de hoy parece de plastico, y el cuadro es muy pero que muy bonito no se por que no le gusta, bueno no trabajes mucho y ya nos contaras, bessssssss