martes, 13 de mayo de 2014

Serpenteando

Hoy os enseño unas bonitas corbatas que han encontrado una segunda vida.

Se han convertido en serpientes de cascabel, porque todas suenan si agitan la cola


Una en azul porque le encanta llamar la atención.


Y otra en verde porque es más tímida y le gusta camuflarse entre la hierba.


Estas fueron reptando hasta un mercadillo benéfico en Zaragoza y espero que encontrasen unos buenos dueños, pero en mi tienda on-line podeis encontrar otras


1 comentario:

pepa pp dijo...

una gran idea para dar una segunda vida a esas corbatas que no usamos, bessssssssssssss