miércoles, 27 de enero de 2016

Correos

Últimamente pareciera que los carteros sólo reparten paquetes de e-bay y publicidad de los supermercados.

Pero de vez en cuando abrir el buzón sigue siendo una alegría.




Y es que en mi grupo de amigos no hemos perdido la sana costumbre de enviarnos tarjetas en Navidad y postales cuando viajamos. Y, aún así, aunque sepa que es una costumbre que conservamos y cultivamos con fruición, !sus postales siempre me sorprenden!



Mi nevera está así de bonita, y eso que no me caben todas.


Os recomiendo a todos que volváis a la buena costumbre de lamer un sello de vez en cuando, vuestras amistades os lo agradecerán y lo mismo hasta descubrís rincones inesperados de vuestra propia ciudad. Cuando yo  compré estas postales antiguas de Toulouse descubrí lugares que ni sabía que existían. 



!Ah! y si alguna se pierde por el camino (como las que mandé este verano) no pasa nada, !ya llegará la próxima!

¿Sois de los que seguís escribiendo cartas y postales o habéis sucumbido totalmente a internet?

3 comentarios:

manualidade pepa dijo...

la verdad he sido de pocas postales hace años si lo hacia ahora siempre compro, es que tengo coleccion desde pequeña y compro algunas para mi , no sigo coleccionando , tengo muchisimas en aquella epoca nos escribiamos e intercambiabamos postales con gente de toda españa, tendria como 12 años, mas tarde corte tengo un albun y varias cajas guardadas y claro que hemos sucumbido a wasat e internet, una pena perder las buenas costumbres, besssssssss

Irene dijo...

Me encanta recibir postales, y qué ilusión me hace meterlas en el buzón!

Adriana Rodríguez dijo...

Soy de escribir postales, tanto que escribo hasta a desconocidos con postcrossing. ¡Y qué ilusión tener algo en el buzón distinto a las facturas o a la publicidad!